Listado Enfermedades

Absceso cerebral

Absceso Epidural

Acantosis Nigricans

Acidez Estomacal

Acné

Acromegalia

Aftas

Alcoholismo

Alergias

Alopecia Idiopática

Alzheimer

Amenorrea Primaria

Amenorrea Secundaria

Amigdalitis

Adropausia

Anemia

Anencefalia

Aneurisma

Angina de Pecho

Anorexia

Ansiedad

Apendicitis

Apnea

ARJ

Arritmias

Arteritis Temporal

Artralgia

Artritis Reumatoide (AR)

Artritis Séptica

Artrosis

Asma

Ataque Cardíaco

Aterosclerosis

Autismo

Bloqueo Cardíaco

Botulismo

Broncoaspiración

Bronquiolitis

Bronquitis

Bronquitis Crónica

Brucelosis

Bruxismo

Bulimia

Cálculos Biliares

Cálculos Renales

Cáncer

Cáncer Cervical

Cáncer de Colon

Cáncer de Esófago

Cáncer de Estómago

Cáncer de Hígado

Cáncer de Hueso

Cáncer de Laringe

Cáncer de Lengua

Cáncer de Mama

Cáncer de Ovarios

Cáncer de Pancreas

Cáncer de Piel

Cáncer de Próstata

Cáncer de Pulmón

Cáncer de Riñón

Cáncer de Cuello de Útero

Cáncer Oral

Cardiopatía Congénita

Caries

Caspa

Cataratas

Celiaquía

Celulitis

Cistitis

Clamidia

Climaterio

Cólera

Conjuntivitis

Convulsión Febril

CSNC

Déficit de Atención

Demencia

Dengue

Depresión

Dermatitis

Deshidratación

Diabetes

Diarrea

Difteria

Disfunción Eréctil

Dolor Lumbar

ECV

EIP

Embarazo Ectópico

Enf. Arteria Carótida

Enfermedad de Addison

Enfermedad de Huntington

Enfermedad de Kawasaki

Enfermedad de Raynaud

Epilepsia

EPOC

Escarlatina

Escoliosis

Estreptococo del Gripo B

Estrés

Eyaculación Precoz

Gastritis

Gastroenteritis Viral

Gonorrea

Gripe

Haemophilus Influenzae

Hemofilia

Hemorroides

Hepatitis A

Hepatitis B

Hepatitis C

Herpes Genital

Herpes Zóster

Hipertensión

Hipertiroidismo

Hipotensión

Ictericia

Incompatibilidad RH

Infarto de Miocardio

Infección Genital por VPH

Influenza

Insomnio

Insuficiencia Cardíaca

Juanetes

Lepra

Leucemia

Linfoma

Lupus

Mal de Parkinson

Mastitis

Meningitis

Menopausia

Migraña (Dolor de Cabeza)

Mononucleosis Infecciosa

Muerte Súbita

Neumonía

Obesidad

Osteoporosis

Otitis

Pancreatitis

Paperas

Parálisis Cerebral

Peritonitis

Pie de Atleta

Piojos Púbicos ( Ladillas)

Poliomelitis

Prostatitis

Pulmonía

Quiste de Ovarios

Rabia

Resfriado Común

Rotavirus

Rubéola

Salmonelosis

Sarampión

Sida

Sífilis

Silicosis

Síndrome Alcohólico Fetal

Síndrome de Down

Síndrome Fatiga Crónica

Síndrome Muerte Súbita

Sinusitis

Sonambulismo

Soplos Cardíacos

Taquicardia

TEA (Autismo)

Tétanos

Tos Ferina

Toxoplasmosis

Tricomoniasis

Tuberculosis

Tularemia

Úlcera Gástrica

Vaginitis

Vaginosis Bacteriana

Varicela

Várices

Verrugas

VIH

Viruela

Virus del Nilo Occidental

Virus Papiloma Humano

Wolf-Parkinson-White

Enf. Coronarias
Enf. Infecciosas
Enf. Respiratorias
Enf. Sistema Digestivo
Enf. Transmisión Sexual

Enf. Vasculares

 

ENFERMEDAD DE WOLF-PARKINSON -WHITE - CAUSAS, SÍNTOMAS Y TRATAMIENTO

El síndrome de Wolff-Parkinson-White es una anomalía de la conducción eléctrica del corazón. Se diagnostica en personas que presentan un electrocardiograma patológico con preexcitación y taquicardias de repetición.
 

La energía necesaria para que se produzca el bombeo del corazón proviene de un sistema de conducción eléctrica. Además de esta estructura normal, los pacientes con Wolff-Parkinson-White presentan una conexión eléctrica accesoria formada por microscópicas bandas de tejido de conducción que conectan más rápidamente las aurículas con los ventrículos.

En algunos casos, el síndrome de Wolff-Parkinson-White no produce síntomas. En otros, sí provoca síntomas debido a la aparición de arritmias. Muy raras veces, puede tener consecuencias graves, incluida la muerte súbita.

Las arritmias del Wolff-Parkinson-White se deben a circuitos eléctricos anómalos entre el sistema de conducción normal y la vía accesoria. Generalmente provocan sensación de palpitaciones rítmicas con inicio y terminación brusca.

El paciente con síndrome de Wolff-Parkinson-White que presenta síntomas debe ser sometido a las siguientes pruebas diagnósticas:

  • Electrocardiograma. Se visualiza el patrón de preexcitación que hace sospechar la existencia de una vía accesoria.
  • Radiografía de tórax y ecocardiograma. Se estudia la anatomía cardiaca por si existe malformación cardiaca congénita.
  • Analítica. Para descartar la existencia de factores desencadenantes: alteraciones hidroelectrolíticas, anemia, anomalías del tiroides, etc.
  • Estudio electrofisiológico. Indicado en pacientes con arritmias de alto riesgo de muerte súbita. Se introducen unos catéteres en el corazón para confirmar el diagnóstico, localizar la conexión anómala, demostrar su papel en el origen de la arritmia, determinar la posibilidad de aparición de taquicardias rápidas y valorar las opciones de tratamiento.

Los pacientes de Wolff-Parkinson-White que presentan síntomas tienen dos opciones de tratamiento:

  • Tratamiento médico o farmacológico. Retrasa la conducción de la vía accesoria para que el impulso eléctrico se canalice por el sistema de conducción normal. Existen medicamentos que el paciente debe tomar de forma crónica para prevenir y revertir las arritmias. Si se percibe una arritmia de alto riesgo puede ser necesaria una cardioversión eléctrica (choque eléctrico en el tórax) para sincronizar el latido cardiaco.
  • Ablación con catéter. Es el método más eficaz y seguro en la actualidad. Por medio de un estudio electrofisiológico se localiza la vía accesoria y se realiza su ablación para erradicar definitivamente la enfermedad. La probabilidad de éxito es de más de un 90 por ciento; y el riesgo de complicaciones, de menos de un 2 por ciento. Excepcionalmente, entre un 2 y un 10 por ciento de los casos, tras una ablación con éxito puede reaparecer la vía accesoria y requerirse una nueva cirugía.

La elección del tratamiento depende de la severidad de los síntomas y las preferencias del paciente. La ablación cura la enfermedad definitivamente y evita tomar medicación de por vida, aunque al tratarse de un procedimiento invasivo siempre hay que contemplar una tasa de complicaciones, por baja que ésta sea. Si el paciente tiene muchos síntomas o padece arritmias de alto riesgo, la ablación con catéter es siempre la primera opción. Fuente

  Comparte este articulo : Compartir en Facebook

VER MAS INFORMACIÓN SOBRE ESTA ENFERMEDAD AQUÍ

 

Pagina Principal         -       Mapa del Sitio          -         Consultas y Publicidad

@ Copyright 2013 Enfermedades y Síntomas .com. Permitido el uso del contenido nombrando la fuente.