Listado Enfermedades

Absceso cerebral

Absceso Epidural

Acantosis Nigricans

Acidez Estomacal

Acné

Acromegalia

Aftas

Alcoholismo

Alergias

Alopecia Idiopática

Alzheimer

Amenorrea Primaria

Amenorrea Secundaria

Amigdalitis

Adropausia

Anemia

Anencefalia

Aneurisma

Angina de Pecho

Anorexia

Ansiedad

Apendicitis

Apnea

ARJ

Arritmias

Arteritis Temporal

Artralgia

Artritis Reumatoide (AR)

Artritis Séptica

Artrosis

Asma

Ataque Cardíaco

Aterosclerosis

Autismo

Bloqueo Cardíaco

Botulismo

Broncoaspiración

Bronquiolitis

Bronquitis

Bronquitis Crónica

Brucelosis

Bruxismo

Bulimia

Cálculos Biliares

Cálculos Renales

Cáncer

Cáncer Cervical

Cáncer de Colon

Cáncer de Esófago

Cáncer de Estómago

Cáncer de Hígado

Cáncer de Hueso

Cáncer de Laringe

Cáncer de Lengua

Cáncer de Mama

Cáncer de Ovarios

Cáncer de Pancreas

Cáncer de Piel

Cáncer de Próstata

Cáncer de Pulmón

Cáncer de Riñón

Cáncer de Cuello de Útero

Cáncer Oral

Cardiopatía Congénita

Caries

Caspa

Cataratas

Celiaquía

Celulitis

Cistitis

Clamidia

Climaterio

Cólera

Conjuntivitis

Convulsión Febril

CSNC

Déficit de Atención

Demencia

Dengue

Depresión

Dermatitis

Deshidratación

Diabetes

Diarrea

Difteria

Disfunción Eréctil

Dolor Lumbar

ECV

EIP

Embarazo Ectópico

Enf. Arteria Carótida

Enfermedad de Addison

Enfermedad de Huntington

Enfermedad de Kawasaki

Enfermedad de Raynaud

Epilepsia

EPOC

Escarlatina

Escoliosis

Estreptococo del Gripo B

Estrés

Eyaculación Precoz

Gastritis

Gastroenteritis Viral

Gonorrea

Gripe

Haemophilus Influenzae

Hemofilia

Hemorroides

Hepatitis A

Hepatitis B

Hepatitis C

Herpes Genital

Herpes Zóster

Hipertensión

Hipertiroidismo

Hipotensión

Ictericia

Incompatibilidad RH

Infarto de Miocardio

Infección Genital por VPH

Influenza

Insomnio

Insuficiencia Cardíaca

Juanetes

Lepra

Leucemia

Linfoma

Lupus

Mal de Parkinson

Mastitis

Meningitis

Menopausia

Migraña (Dolor de Cabeza)

Mononucleosis Infecciosa

Muerte Súbita

Neumonía

Obesidad

Osteoporosis

Otitis

Pancreatitis

Paperas

Parálisis Cerebral

Peritonitis

Pie de Atleta

Piojos Púbicos ( Ladillas)

Poliomelitis

Prostatitis

Pulmonía

Quiste de Ovarios

Rabia

Resfriado Común

Rotavirus

Rubéola

Salmonelosis

Sarampión

Sida

Sífilis

Silicosis

Síndrome Alcohólico Fetal

Síndrome de Down

Síndrome Fatiga Crónica

Síndrome Muerte Súbita

Sinusitis

Sonambulismo

Soplos Cardíacos

Taquicardia

TEA (Autismo)

Tétanos

Tos Ferina

Toxoplasmosis

Tricomoniasis

Tuberculosis

Tularemia

Úlcera Gástrica

Vaginitis

Vaginosis Bacteriana

Varicela

Várices

Verrugas

VIH

Viruela

Virus del Nilo Occidental

Virus Papiloma Humano

Wolf-Parkinson-White

Enf. Coronarias
Enf. Infecciosas
Enf. Respiratorias
Enf. Sistema Digestivo
Enf. Transmisión Sexual

Enf. Vasculares

 

VIRUS DEL PAPILOMA HUMANO (VPH) - CAUSAS, SÍNTOMAS Y TRATAMIENTO

El  virus del papiloma humano es un virus común que afecta tanto a hombres como a mujeres. Existen más de 100 diferentes tipos de VPH. La mayoría de los tipos de VPH no causan ningún signo o síntoma y desaparecen sin tratamiento
 

Sin embargo, Ciertos tipos de VPH causan verrugas comunes en manos y pies. Alrededor de 30 tipos de VPH se conocen como VPH genitales debido a que afectan el área genital. Algunos tipos causan cambios en las células del revestimiento del cuello. Si no se tratan, estas células anormales pueden convertirse en células cancerosas. Otros tipos de VPH pueden causar verrugas genitales y cambios benignos (anormales pero no cancerosos) en el cuello. Muchos tipos de VPH pueden causar resultados anormales en las pruebas de Papanicolau.

¿Qué tan común es el VPH?

El VPH probablemente es más común de lo que usted piensa. En el 2001, la Organización Mundial de la Salud calculó que alrededor de 630 millones de personas en todo el mundo (9%–13%) estaban infectadas con el VPH. Para el año 2002, La Agencia Internacional para la investigación del Cáncer (IARC), registró 12,516 nuevos casos y 5,777 muertes por este padecimiento en México, es decir, 12 mujeres mueren diariamente por cáncer cervicouterino en nuestro país.

¿Quiénes se contagian con el VPH?

Cualquier persona con algún tipo de actividad sexual que implique contacto genital podría contagiarse por el VPH. Es posible contagiarse con el virus sin tener relación sexual con penetraciónl. Debido a que muchas personas que tienen el VPH no presentan ningún signo o síntoma, pueden transmitir el virus incluso sin saberlo.

El VPH es altamente contagioso, así que es posible contagiarse al exponerse al virus una sola vez. Se calcula que mucha gente se contagia con el VPH en los primeros 2 a 3 años de haber iniciado su actividad sexual. De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud dos terceras partes de las personas que tienen contacto sexual con una persona infectada desarrollarán una infección por el VPH en 3 meses.

¿Todas las personas que tienen el VPH presentan cáncer cervicouterino o verrugas genitales?

No, en la mayoría de las personas que tienen el VPH, las defensas del cuerpo son suficientes para eliminar el virus. Sin embargo, para algunas personas, ciertos tipos de virus pueden convertirse en verrugas genitales o cambios benignos (anormales pero no cancerosos) en el cuello uterino.

Las mujeres que no eliminan ciertos tipos de virus pueden presentar cambios anormales en el revestimiento del cuello uterino. Si estas células anormales no son detectadas o tratadas, pueden avanzar hacia precáncer y cáncer. Frecuentemente, el desarrollo del cáncer cervicouterino puede tardar varios años, aunque en casos raros puede ocurrir en un año. Por esta razón la detección temprana es muy importante. Platique con su médico acerca de la prueba de Papanicolau (también conocida como frotis de Papanicolau) que puede ayudar a detectar cambios celulares sospechosos en el cuello uterino.

Si el VPH no tiene signos o síntomas, ¿cómo puedo saber que lo tengo?

Debido a que el VPH generalmente no muestra ningún signo o síntoma, probablemente usted no esté enterado de que lo tiene. La mayoría de las mujeres se enteran que tienen el VPH después de un resultado anormal de la prueba de Papanicolau. Una prueba de Papanicolau (también conocida como frotis de Papanicolau) es parte de una exploración ginecológica y ayuda a detectar células anormales en el revestimiento del cuello. Los doctores realizan pruebas de Papanicolau para detectar y tratar estas células cervicales anormales antes de que puedan convertirse en células precancerosas o cáncer. Muchas células anormales relacionadas con el VPH y células cervicales precancerosas pueden tratarse exitosamente si se detectan en una etapa temprana. De hecho, el cáncer cervicouterino es uno de los cánceres más prevenibles. Por eso es importante seguir la recomendación de su médico sobre las pruebas de Papanicolau.

Hay otra prueba (la prueba del DNA del VPH) que puede detectar ciertos tipos de VPH que pueden causar cáncer cervicouterino. Los resultados de esta prueba pueden ayudar a los médicos a decidir si es necesario hacer más pruebas o dar más tratamiento.

¿Cómo puedo disminuir el riesgo de contagiarme con el VPH genital?

Para ayudar a prevenir la infección por el VPH genital, se encuentra la abstinencia sexual o la practica de sexo seguro, que consiste entre otras cosas, el  limitar el número de parejas sexuales, la utilización de condones los cuales . sin embargo, debido a que  no cubren todas las áreas de la región genital, no  previenen la infección por completo.   Evite cualquier actividad sexual que incluya contacto genital.

El VPH es un virus común que puede causar cáncer cervicouterino, células cervicales anormales, verrugas genitales y otras consecuencias. Conozca más sobre de estos padecimientos en las otras secciones de este sitio y para mayor información consulte a su médico. Fuente

  Comparte este articulo : Compartir en Facebook

VER MAS INFORMACIÓN SOBRE ESTA ENFERMEDAD AQUÍ

 

Pagina Principal         -       Mapa del Sitio          -         Consultas y Publicidad

@ Copyright 2013 Enfermedades y Síntomas .com. Permitido el uso del contenido nombrando la fuente.