Listado Enfermedades

Absceso cerebral

Absceso Epidural

Acantosis Nigricans

Acidez Estomacal

Acné

Acromegalia

Aftas

Alcoholismo

Alergias

Alopecia Idiopática

Alzheimer

Amenorrea Primaria

Amenorrea Secundaria

Amigdalitis

Adropausia

Anemia

Anencefalia

Aneurisma

Angina de Pecho

Anorexia

Ansiedad

Apendicitis

Apnea

ARJ

Arritmias

Arteritis Temporal

Artralgia

Artritis Reumatoide (AR)

Artritis Séptica

Artrosis

Asma

Ataque Cardíaco

Aterosclerosis

Autismo

Bloqueo Cardíaco

Botulismo

Broncoaspiración

Bronquiolitis

Bronquitis

Bronquitis Crónica

Brucelosis

Bruxismo

Bulimia

Cálculos Biliares

Cálculos Renales

Cáncer

Cáncer Cervical

Cáncer de Colon

Cáncer de Esófago

Cáncer de Estómago

Cáncer de Hígado

Cáncer de Hueso

Cáncer de Laringe

Cáncer de Lengua

Cáncer de Mama

Cáncer de Ovarios

Cáncer de Pancreas

Cáncer de Piel

Cáncer de Próstata

Cáncer de Pulmón

Cáncer de Riñón

Cáncer de Cuello de Útero

Cáncer Oral

Cardiopatía Congénita

Caries

Caspa

Cataratas

Celiaquía

Celulitis

Cistitis

Clamidia

Climaterio

Cólera

Conjuntivitis

Convulsión Febril

CSNC

Déficit de Atención

Demencia

Dengue

Depresión

Dermatitis

Deshidratación

Diabetes

Diarrea

Difteria

Disfunción Eréctil

Dolor Lumbar

ECV

EIP

Embarazo Ectópico

Enf. Arteria Carótida

Enfermedad de Addison

Enfermedad de Huntington

Enfermedad de Kawasaki

Enfermedad de Raynaud

Epilepsia

EPOC

Escarlatina

Escoliosis

Estreptococo del Gripo B

Estrés

Eyaculación Precoz

Gastritis

Gastroenteritis Viral

Gonorrea

Gripe

Haemophilus Influenzae

Hemofilia

Hemorroides

Hepatitis A

Hepatitis B

Hepatitis C

Herpes Genital

Herpes Zóster

Hipertensión

Hipertiroidismo

Hipotensión

Ictericia

Incompatibilidad RH

Infarto de Miocardio

Infección Genital por VPH

Influenza

Insomnio

Insuficiencia Cardíaca

Juanetes

Lepra

Leucemia

Linfoma

Lupus

Mal de Parkinson

Mastitis

Meningitis

Menopausia

Migraña (Dolor de Cabeza)

Mononucleosis Infecciosa

Muerte Súbita

Neumonía

Obesidad

Osteoporosis

Otitis

Pancreatitis

Paperas

Parálisis Cerebral

Peritonitis

Pie de Atleta

Piojos Púbicos ( Ladillas)

Poliomelitis

Prostatitis

Pulmonía

Quiste de Ovarios

Rabia

Resfriado Común

Rotavirus

Rubéola

Salmonelosis

Sarampión

Sida

Sífilis

Silicosis

Síndrome Alcohólico Fetal

Síndrome de Down

Síndrome Fatiga Crónica

Síndrome Muerte Súbita

Sinusitis

Sonambulismo

Soplos Cardíacos

Taquicardia

TEA (Autismo)

Tétanos

Tos Ferina

Toxoplasmosis

Tricomoniasis

Tuberculosis

Tularemia

Úlcera Gástrica

Vaginitis

Vaginosis Bacteriana

Varicela

Várices

Verrugas

VIH

Viruela

Virus del Nilo Occidental

Virus Papiloma Humano

Wolf-Parkinson-White

Enf. Coronarias
Enf. Infecciosas
Enf. Respiratorias
Enf. Sistema Digestivo
Enf. Transmisión Sexual

Enf. Vasculares

 

MENINGITIS - CAUSAS, SÍNTOMAS Y TRATAMIENTO

La meningitis viral es la más común y suelen superarse sin problemas, mientras que las infecciones bacterianas son extremadamente graves
 

La meningitis consiste en una inflamación de las membranas que circundan el cerebro y la médula espinal, conocidas como meninges. También se la conoce como meningitis espinal. La causa más común de la inflamación es un virus o una bacteria, aunque también puede producirse por algunas medicaciones o enfermedades. La meningitis viral o aséptica es relativamente común y, por lo general, de escasa gravedad. Los síntomas son similares a los de una gripe común. La meningitis bacteriana, por el contrario, es muy grave y puede poner en riesgo la vida del afectado, incluso con tratamiento. Algunas formas de meningitis son contagiosas, por lo que se recomienda tomar las oportunas medidas profilácticas.

Causas de la meningitis

Los virus y las bacterias implicadas en los casos de meningitis son muchos y muy comunes, estando asociados a otras enfermedades igualmente comunes. Las bacterias y virus que causan diversos tipos de infecciones pueden ser transportadas por el torrente sanguíneo hasta las meninges. En algunos casos de meningitis bacteriana, la bacteria proveniente de una infección cercana, como puede ser una otitis media, se propaga a las meninges.

La meningitis tiene especial incidencia a finales del verano y principios de otoño, afectando con más frecuencia a los niños y, en menor medida, a adultos menores de 30 años. El Streptococcus grupo B, la Escherichia coli y la Listeria monocytogenes son las bacterias que con más frecuencia afectan a niños pequeños, mientras que el Streptoccoccus pneumoniae, y la Neisseria meningitidis, son más comunes en niños mayores.

Entre los virus causantes de la meningitis destacan el virus de la polio, del herpes o el virus del Nilo Occidental, que se trasmite por las picaduras de mosquitos y se ha convertido en la primera causa de meningitis viral en los Estados Unidos. La meningitis viral puede resultar grave, pero raras veces llega a un desenlace fatal en personas con un sistema inmunitario sano. Los síntomas, que suelen durar entre 7 y 10 días, suelen terminar con la recuperación total del paciente.

Síntomas de la meningitis

Los síntomas de la meningitis aparecen al cabo de unas horas o al cabo de uno o dos días. Los síntomas, tanto si obedecen a una infección viral o bacteriana, son muy parecidos. La meningitis meningócica provoca a menudo una erupción distintiva, que indica una forma de septicemia potencialmente fatal. La septicemia ocurre cuando las bacterias se multiplican de forma incontrolable en la circulación sanguínea. Los síntomas más habituales, en general, son:

  • Fiebre y escalofríos.
  • Náuseas y vómitos.
  • Somnolencia.
  • Cambios en el estado mental.
  • Sensibilidad a la luz.
  • Dolor de cabeza intenso.
  • Cuello rígido.

Paralelamente pueden producirse otros síntomas adicionales que abarcan:

  • Convulsiones.
  • Disminución del estado de conciencia.
  • Fontanelas abultadas.
  • Alimentación deficiente.
  • Irritabilidad.
  • Respiración rápida.
  • Postura de cabeza y cuello arqueado hacia atrás.

El diagnóstico y el tratamiento precoz son primordiales. Ante la presencia de los primeros síntomas se debe acudir de inmediato a un médico. El diagnóstico de la enfermedad se basa en un cultivo tomado de una muestra de líquido cefalorraquídeo, que se obtiene mediante una punción lumbar. Estas pruebas determinan si el causante es un virus o una bacteria. Una vez identificadas el tipo de bacterias que provocan la enfermedad, si este es el caso, se prescriben los antibióticos correspondientes. De más está decir que los antibióticos no son eficaces en los casos de meningitis viral. El adecuado tratamiento reduce a menos de un 15% la tasa de mortalidad asociada a la meningitis bacteriana.

En cuanto a la meningitis viral no existe un tratamiento específico. Los médicos acostumbran a recomendar al paciente que se quede en cama, beba muchos líquidos y tome medicamentos para aliviar la fiebre y el dolor de cabeza. Salvo algunos casos más graves, comúnmente asociados a sistemas inmunitarios debilitados, los afectados se recuperan por completo en un plazo no superior a las dos semanas. Fuente

  Comparte este articulo : Compartir en Facebook

VER MAS INFORMACIÓN SOBRE ESTA ENFERMEDAD AQUÍ

 

Pagina Principal         -       Mapa del Sitio          -         Consultas y Publicidad

@ Copyright 2013 Enfermedades y Síntomas .com. Permitido el uso del contenido nombrando la fuente.