Listado Enfermedades

Absceso cerebral

Absceso Epidural

Acantosis Nigricans

Acidez Estomacal

Acné

Acromegalia

Aftas

Alcoholismo

Alergias

Alopecia Idiopática

Alzheimer

Amenorrea Primaria

Amenorrea Secundaria

Amigdalitis

Adropausia

Anemia

Anencefalia

Aneurisma

Angina de Pecho

Anorexia

Ansiedad

Apendicitis

Apnea

ARJ

Arritmias

Arteritis Temporal

Artralgia

Artritis Reumatoide (AR)

Artritis Séptica

Artrosis

Asma

Ataque Cardíaco

Aterosclerosis

Autismo

Bloqueo Cardíaco

Botulismo

Broncoaspiración

Bronquiolitis

Bronquitis

Bronquitis Crónica

Brucelosis

Bruxismo

Bulimia

Cálculos Biliares

Cálculos Renales

Cáncer

Cáncer Cervical

Cáncer de Colon

Cáncer de Esófago

Cáncer de Estómago

Cáncer de Hígado

Cáncer de Hueso

Cáncer de Laringe

Cáncer de Lengua

Cáncer de Mama

Cáncer de Ovarios

Cáncer de Pancreas

Cáncer de Piel

Cáncer de Próstata

Cáncer de Pulmón

Cáncer de Riñón

Cáncer de Cuello de Útero

Cáncer Oral

Cardiopatía Congénita

Caries

Caspa

Cataratas

Celiaquía

Celulitis

Cistitis

Clamidia

Climaterio

Cólera

Conjuntivitis

Convulsión Febril

CSNC

Déficit de Atención

Demencia

Dengue

Depresión

Dermatitis

Deshidratación

Diabetes

Diarrea

Difteria

Disfunción Eréctil

Dolor Lumbar

ECV

EIP

Embarazo Ectópico

Enf. Arteria Carótida

Enfermedad de Addison

Enfermedad de Huntington

Enfermedad de Kawasaki

Enfermedad de Raynaud

Epilepsia

EPOC

Escarlatina

Escoliosis

Estreptococo del Gripo B

Estrés

Eyaculación Precoz

Gastritis

Gastroenteritis Viral

Gonorrea

Gripe

Haemophilus Influenzae

Hemofilia

Hemorroides

Hepatitis A

Hepatitis B

Hepatitis C

Herpes Genital

Herpes Zóster

Hipertensión

Hipertiroidismo

Hipotensión

Ictericia

Incompatibilidad RH

Infarto de Miocardio

Infección Genital por VPH

Influenza

Insomnio

Insuficiencia Cardíaca

Juanetes

Lepra

Leucemia

Linfoma

Lupus

Mal de Parkinson

Mastitis

Meningitis

Menopausia

Migraña (Dolor de Cabeza)

Mononucleosis Infecciosa

Muerte Súbita

Neumonía

Obesidad

Osteoporosis

Otitis

Pancreatitis

Paperas

Parálisis Cerebral

Peritonitis

Pie de Atleta

Piojos Púbicos ( Ladillas)

Poliomelitis

Prostatitis

Pulmonía

Quiste de Ovarios

Rabia

Resfriado Común

Rotavirus

Rubéola

Salmonelosis

Sarampión

Sida

Sífilis

Silicosis

Síndrome Alcohólico Fetal

Síndrome de Down

Síndrome Fatiga Crónica

Síndrome Muerte Súbita

Sinusitis

Sonambulismo

Soplos Cardíacos

Taquicardia

TEA (Autismo)

Tétanos

Tos Ferina

Toxoplasmosis

Tricomoniasis

Tuberculosis

Tularemia

Úlcera Gástrica

Vaginitis

Vaginosis Bacteriana

Varicela

Várices

Verrugas

VIH

Viruela

Virus del Nilo Occidental

Virus Papiloma Humano

Wolf-Parkinson-White

Enf. Coronarias
Enf. Infecciosas
Enf. Respiratorias
Enf. Sistema Digestivo
Enf. Transmisión Sexual

Enf. Vasculares

 

JUANETES - CAUSAS, SÍNTOMAS Y TRATAMIENTO

Un médico generalmente puede diagnosticar un juanete con sólo mirarlo.
 

Definición

Un juanete es cuando sus puntos dedo gordo del pie hacia el segundo dedo del pie. Esto causa una protuberancia en el borde interior del dedo.

Información general, Causas, & Factores de Riesgo

Los juanetes se producen con mayor frecuencia en las mujeres y, a veces puede ser hereditario. Las personas que nacen con huesos anormales en los pies son más propensos a formar un juanete. El uso de estrechos en la punta, zapatos de tacón alto puede conducir al desarrollo de un juanete. La condición puede volverse dolorosa como el hueso extra y el saco lleno de líquido crecen en la base del dedo gordo del pie.

Los síntomas & Signos

  • Roja, piel callosa a lo largo del borde interior del dedo gordo del pie
  • Una protuberancia ósea en este sitio
  • Dolor en la articulación, agravada por la presión de los zapatos
  • El dedo gordo se volvió hacia los otros dedos

Diagnóstico & Pruebas

Un médico generalmente puede diagnosticar un juanete con sólo mirarlo. Una radiografía del pie puede mostrar un ángulo anormal entre el dedo gordo del pie y el pie y, en algunos casos, la artritis.

Tratamiento

Cuando un juanete primero comienza a desarrollarse, tenga mucho cuidado de los pies y use calzado amplio para los dedos. Esto a menudo puede resolver el problema y evitar la necesidad de un tratamiento posterior. Puede ayudar el uso de fieltro o almohadillas de espuma en el pie para proteger el juanete, o dispositivos llamados espaciadores para separar los dedos primero y segundo de la noche. Estos están disponibles en las farmacias. También puede intentar cortar un agujero en un par de viejos, zapatos cómodos para usarlos en la casa.

Si el juanete empeora — causando una deformación severa o dolor — la cirugía para realinear el dedo y eliminar la prominencia ósea (bunionectomía) puede ser eficaz. Hay más de 100 diferentes técnicas quirúrgicas que se han descrito para tratar esta enfermedad.

Pronóstico (Expectativas)

El pronóstico depende de su edad y actividades, y la gravedad del juanete. Los adolescentes pueden tener más problemas de tratamiento de los juanetes que los adultos. Muchos adultos no así por el cuidado del juanete cuando se inicia por primera vez para desarrollar, y el uso de zapatos diferentes. La cirugía reduce el dolor en muchos, pero no todos, las personas con juanetes. Fuente

  Comparte este articulo : Compartir en Facebook

VER MAS INFORMACIÓN SOBRE ESTA ENFERMEDAD AQUÍ

 

Pagina Principal         -       Mapa del Sitio          -         Consultas y Publicidad

@ Copyright 2013 Enfermedades y Síntomas .com. Permitido el uso del contenido nombrando la fuente.