Listado Enfermedades

Absceso cerebral

Absceso Epidural

Acantosis Nigricans

Acidez Estomacal

Acné

Acromegalia

Aftas

Alcoholismo

Alergias

Alopecia Idiopática

Alzheimer

Amenorrea Primaria

Amenorrea Secundaria

Amigdalitis

Adropausia

Anemia

Anencefalia

Aneurisma

Angina de Pecho

Anorexia

Ansiedad

Apendicitis

Apnea

ARJ

Arritmias

Arteritis Temporal

Artralgia

Artritis Reumatoide (AR)

Artritis Séptica

Artrosis

Asma

Ataque Cardíaco

Aterosclerosis

Autismo

Bloqueo Cardíaco

Botulismo

Broncoaspiración

Bronquiolitis

Bronquitis

Bronquitis Crónica

Brucelosis

Bruxismo

Bulimia

Cálculos Biliares

Cálculos Renales

Cáncer

Cáncer Cervical

Cáncer de Colon

Cáncer de Esófago

Cáncer de Estómago

Cáncer de Hígado

Cáncer de Hueso

Cáncer de Laringe

Cáncer de Lengua

Cáncer de Mama

Cáncer de Ovarios

Cáncer de Pancreas

Cáncer de Piel

Cáncer de Próstata

Cáncer de Pulmón

Cáncer de Riñón

Cáncer de Cuello de Útero

Cáncer Oral

Cardiopatía Congénita

Caries

Caspa

Cataratas

Celiaquía

Celulitis

Cistitis

Clamidia

Climaterio

Cólera

Conjuntivitis

Convulsión Febril

CSNC

Déficit de Atención

Demencia

Dengue

Depresión

Dermatitis

Deshidratación

Diabetes

Diarrea

Difteria

Disfunción Eréctil

Dolor Lumbar

ECV

EIP

Embarazo Ectópico

Enf. Arteria Carótida

Enfermedad de Addison

Enfermedad de Huntington

Enfermedad de Kawasaki

Enfermedad de Raynaud

Epilepsia

EPOC

Escarlatina

Escoliosis

Estreptococo del Gripo B

Estrés

Eyaculación Precoz

Gastritis

Gastroenteritis Viral

Gonorrea

Gripe

Haemophilus Influenzae

Hemofilia

Hemorroides

Hepatitis A

Hepatitis B

Hepatitis C

Herpes Genital

Herpes Zóster

Hipertensión

Hipertiroidismo

Hipotensión

Ictericia

Incompatibilidad RH

Infarto de Miocardio

Infección Genital por VPH

Influenza

Insomnio

Insuficiencia Cardíaca

Juanetes

Lepra

Leucemia

Linfoma

Lupus

Mal de Parkinson

Mastitis

Meningitis

Menopausia

Migraña (Dolor de Cabeza)

Mononucleosis Infecciosa

Muerte Súbita

Neumonía

Obesidad

Osteoporosis

Otitis

Pancreatitis

Paperas

Parálisis Cerebral

Peritonitis

Pie de Atleta

Piojos Púbicos ( Ladillas)

Poliomelitis

Prostatitis

Pulmonía

Quiste de Ovarios

Rabia

Resfriado Común

Rotavirus

Rubéola

Salmonelosis

Sarampión

Sida

Sífilis

Silicosis

Síndrome Alcohólico Fetal

Síndrome de Down

Síndrome Fatiga Crónica

Síndrome Muerte Súbita

Sinusitis

Sonambulismo

Soplos Cardíacos

Taquicardia

TEA (Autismo)

Tétanos

Tos Ferina

Toxoplasmosis

Tricomoniasis

Tuberculosis

Tularemia

Úlcera Gástrica

Vaginitis

Vaginosis Bacteriana

Varicela

Várices

Verrugas

VIH

Viruela

Virus del Nilo Occidental

Virus Papiloma Humano

Wolf-Parkinson-White

Enf. Coronarias
Enf. Infecciosas
Enf. Respiratorias
Enf. Sistema Digestivo
Enf. Transmisión Sexual

Enf. Vasculares

 

SALMONELOSIS - CAUSAS, SÍNTOMAS Y TRATAMIENTO

La salmonelosis es una infección bacteriana que generalmente afecta el tracto intestinal y ocasionalmente, el torrente sanguíneo.
 

¿Qué es la salmonelosis?

La salmonelosis es una infección bacteriana que generalmente afecta el tracto intestinal y ocasionalmente, el torrente sanguíneo. Constituye una de las causas más comunes de gastroenteritis y produce varios miles de casos cada año en el estado de Nueva York. La mayoría de los casos ocurren durante los meses del verano y en casos específicos, pueden presentarse brotes epidémicos.

¿Quiénes contraen la salmonelosis?

Si bien esta enfermedad puede ser contraída por cualquier persona, se reconoce que su incidencia es mayor entre bebés y niños.

¿Cómo se transmite la bacteria de la salmonella?

La salmonela se contagia a través del consumo de alimentos o agua contaminados y por el contacto con personas o animales infectados.

¿Cuáles son los síntomas de la salmonelosis?

Las personas expuestas a la salmonella pueden presentar diarrea grave o leve, fiebre y en algunos casos, vómitos. Las infecciones del torrente sanguíneo pueden ser muy graves, especialmente en el caso de niños muy pequeños o personas de edad avanzada.

¿Cuánto tiempo después de la exposición aparecen los síntomas?

Los síntomas generalmente aparecen entre uno y tres días después de la exposición.

¿Dónde se encuentra la salmonella?

La salmonella puede encontrarse fácilmente en nuestra cadena alimenticia y el medio ambiente. Los organismos suelen contaminar huevos, carnes crudas y productos lácteos de queso no pasteurizados. Otras fuentes de exposición pueden incluir el contacto con mascotas infectadas, como tortugas, pollos, perros y gatos.

¿Durante cuánto tiempo puede una persona infectada ser portadora de los gérmenes de la salmonella?

El estado de portador varía desde unos cuantos días hasta varios meses. Los bebés y las personas que hayan recibido tratamiento con antibióticos orales tienden a portar el germen durante más tiempo que otros individuos.

¿Es necesario aislar o excluir del colegio o del lugar de trabajo a las personas infectadas?

Debido a que la salmonella se encuentra en las heces, sólo es necesario aislar a las personas con diarrea activa que no puedan controlar sus hábitos intestinales (por ejemplo, bebés, niños pequeños y ciertas personas discapacitadas). La mayoría de las personas infectadas podrán regresar al trabajo o a la escuela cuando puedan controlar dichos hábitos, siempre y cuando se laven muy bien las manos después de evacuar. Las personas que manipulen alimentos, los niños que asistan a guarderías y los trabajadores de la salud deben obtener aprobación del departamento de salud local o estatal antes de regresar a sus actividades de rutina.

¿Cuál es el tratamiento para la salmonelosis?

La mayoría de las personas infectadas por salmonelosis se recuperan sin ayuda o sólo necesitan líquidos para evitar la deshidratación. Por lo general, no se recomienda el uso de antibióticos ni de medicamentos que controlen la diarrea para los casos comunes con infecciones intestinales.

¿Cómo se puede evitar la salmonelosis?

1. Siempre trate la carne cruda de ave de corral, de vaca y de cerdo como si estuviera contaminada y proceda de la siguiente manera:

  • Envuelva las carnes frescas en bolsas de plástico en el mercado para evitar que la sangre escurra sobre el resto de los alimentos.
  • Refrigere los alimentos de inmediato, minimice su estadía a temperatura ambiente.
  • Una vez utilice los mostradores para la preparación de alimentos y las tablas para cortar los mismos, es necesario lavarlos de inmediato para así evitar la contaminación cruzada con otros alimentos.
  • Evite comer carnes crudas o poco cocinadas.
  • Asegúrese de que los alimentos alcancen la temperatura correcta de cocción interna, especialmente cuando utilice hornos microondas.

2. Evite comer huevos crudos o alimentos poco cocidos que contengan huevos crudos.

3. Evite utilizar leche cruda.

4. Incentive el lavado a fondo de las manos antes y después de la preparación de comidas.

5. Asegúrese de que los niños, especialmente los que jueguen con animales domésticos, se laven las manos cuidadosamente.

6. No tenga reptiles como mascotas en hogares donde habiten personas con sistema inmunológico comprometido o niños pequeños. Fuente

  Comparte este articulo : Compartir en Facebook

VER MAS INFORMACIÓN SOBRE ESTA ENFERMEDAD AQUÍ

 

Pagina Principal         -       Mapa del Sitio          -         Consultas y Publicidad

@ Copyright 2013 Enfermedades y Síntomas .com. Permitido el uso del contenido nombrando la fuente.