Listado Enfermedades

Absceso cerebral

Absceso Epidural

Acantosis Nigricans

Acidez Estomacal

Acné

Acromegalia

Aftas

Alcoholismo

Alergias

Alopecia Idiopática

Alzheimer

Amenorrea Primaria

Amenorrea Secundaria

Amigdalitis

Adropausia

Anemia

Anencefalia

Aneurisma

Angina de Pecho

Anorexia

Ansiedad

Apendicitis

Apnea

ARJ

Arritmias

Arteritis Temporal

Artralgia

Artritis Reumatoide (AR)

Artritis Séptica

Artrosis

Asma

Ataque Cardíaco

Aterosclerosis

Autismo

Bloqueo Cardíaco

Botulismo

Broncoaspiración

Bronquiolitis

Bronquitis

Bronquitis Crónica

Brucelosis

Bruxismo

Bulimia

Cálculos Biliares

Cálculos Renales

Cáncer

Cáncer Cervical

Cáncer de Colon

Cáncer de Esófago

Cáncer de Estómago

Cáncer de Hígado

Cáncer de Hueso

Cáncer de Laringe

Cáncer de Lengua

Cáncer de Mama

Cáncer de Ovarios

Cáncer de Pancreas

Cáncer de Piel

Cáncer de Próstata

Cáncer de Pulmón

Cáncer de Riñón

Cáncer de Cuello de Útero

Cáncer Oral

Cardiopatía Congénita

Caries

Caspa

Cataratas

Celiaquía

Celulitis

Cistitis

Clamidia

Climaterio

Cólera

Conjuntivitis

Convulsión Febril

CSNC

Déficit de Atención

Demencia

Dengue

Depresión

Dermatitis

Deshidratación

Diabetes

Diarrea

Difteria

Disfunción Eréctil

Dolor Lumbar

ECV

EIP

Embarazo Ectópico

Enf. Arteria Carótida

Enfermedad de Addison

Enfermedad de Huntington

Enfermedad de Kawasaki

Enfermedad de Raynaud

Epilepsia

EPOC

Escarlatina

Escoliosis

Estreptococo del Gripo B

Estrés

Eyaculación Precoz

Gastritis

Gastroenteritis Viral

Gonorrea

Gripe

Haemophilus Influenzae

Hemofilia

Hemorroides

Hepatitis A

Hepatitis B

Hepatitis C

Herpes Genital

Herpes Zóster

Hipertensión

Hipertiroidismo

Hipotensión

Ictericia

Incompatibilidad RH

Infarto de Miocardio

Infección Genital por VPH

Influenza

Insomnio

Insuficiencia Cardíaca

Juanetes

Lepra

Leucemia

Linfoma

Lupus

Mal de Parkinson

Mastitis

Meningitis

Menopausia

Migraña (Dolor de Cabeza)

Mononucleosis Infecciosa

Muerte Súbita

Neumonía

Obesidad

Osteoporosis

Otitis

Pancreatitis

Paperas

Parálisis Cerebral

Peritonitis

Pie de Atleta

Piojos Púbicos ( Ladillas)

Poliomelitis

Prostatitis

Pulmonía

Quiste de Ovarios

Rabia

Resfriado Común

Rotavirus

Rubéola

Salmonelosis

Sarampión

Sida

Sífilis

Silicosis

Síndrome Alcohólico Fetal

Síndrome de Down

Síndrome Fatiga Crónica

Síndrome Muerte Súbita

Sinusitis

Sonambulismo

Soplos Cardíacos

Taquicardia

TEA (Autismo)

Tétanos

Tos Ferina

Toxoplasmosis

Tricomoniasis

Tuberculosis

Tularemia

Úlcera Gástrica

Vaginitis

Vaginosis Bacteriana

Varicela

Várices

Verrugas

VIH

Viruela

Virus del Nilo Occidental

Virus Papiloma Humano

Wolf-Parkinson-White

Enf. Coronarias
Enf. Infecciosas
Enf. Respiratorias
Enf. Sistema Digestivo
Enf. Transmisión Sexual

Enf. Vasculares

 

TOS FERINA - CAUSAS, SÍNTOMAS Y TRATAMIENTO

Las tos ferina fue en su momento una enfermedad mortal en el caso de los recién nacidos, siendo controlada en la actualidad mediante la vacunación.
 

Se trata de un virus que afecta fuertemente las vías respiratorias y provoca una tos molesta y constante.

La enfermedad conocida como tos ferina (coqueluche o convulsiva) es producida por un virus llamado Bordetella Pertusisc.

Esta molesta enfermedad provoca una fuerte tos, acompañada en la mayoría de los casos por sintomas tales como estornudos constantes, apatía, febrícula y falta de apetito.

La incubación puede durar entre 7 y 14 días en los cuales no se presentan síntomas claros de la enfermedad, siendo el modo más frecuente contagio por medio del contacto directo a través de la saliva, la tos o el estornudo.

Cuando la tos ferina se agrava puede ser muy molesta y generar tos de modo constante y sumamente fuerte, provocando vómitos del esfuerzo que se produce en las vías respiratorias.

La tos ferina puede persistir por un período de dos semanas, iniciándose largos ratos de tos ante el más mínimo estímulo.

Los recién nacidos son la población que se encuentra más expuesta a sufrirla, provocando fuertes dolores en el pecho, dificultando la alimentación y pudiendo traer complicaciones para respirar.

En la actualidad es una enfermedad que se encuentra controlada, previniéndose con la vacuna contra el tétanos y la difteria, lo que incluye también a las tos ferina.

Tratamiento de la tos ferina

Lo más aconsejable es que lo niños al cumplir los 7 años de edad hayan recibido un total de 5 dosis de la vacuna DtaP.

La recomendación para que los niños queden protegidos es mediante el suministro de dosis a los 2, 4, 6, y 15 meses de edad; suministrando la última vacuna cuando el niños tiene entre 4 y 6 años.

A diferencia de otras enfermedades, la tos ferina se puede padecer más de una vez en la vida ya que no se genera inmunidad una vez que sucede.

Generalmente el cuadro no presenta fiebre, por lo que la aparición de altas temperaturas se debe controlar porque se puede tratar de un diagnóstico más complejo.

La tos ferina (convulsiva) y las medicinas

El tratamiento más recomendado es mediante el suministro de medicinas específicas para la tos con antibióticos activos que atacan las bacterias de la tos ferina.

Los niños que sufren la enfermedad, deben permanecer durante 5 días consumiendo antibióticos y procurando no salir de la casa, para evitar tomar frío y el posible contagio a los demás ya que se encuentra en el período más contagioso.

Es sumamente recomendable consumir abundante líquido, para de este modo evitar una posible deshidratación y aliviar la dolencia en la garganta provocada por los ataques de tos prolongados.

En el caso de los más pequeños se debe tomar la precaución de no compartir la comida ni los juguetes con otros niños, ya que pudo haber estado en contacto con su saliva. Fuente

  Comparte este articulo : Compartir en Facebook

VER MAS INFORMACIÓN SOBRE ESTA ENFERMEDAD AQUÍ

 

Pagina Principal         -       Mapa del Sitio          -         Consultas y Publicidad

@ Copyright 2013 Enfermedades y Síntomas .com. Permitido el uso del contenido nombrando la fuente.